Brioche de Nata

Pan Brioche de Nata

Una nueva receta de pan para el blog, otra más de pan dulce, de ese que también es esponjosito lleno de aroma y sabor, como los que más me gustan especialmente para tomar en el desayuno: Brioche de Nata. Porque no hay nada mejor que el pan casero para acompañar nuestro día a día.

Estos pancitos elaborados con nata como principal líquido y también como materia grasa, los puedes aromatizar con ralladura de naranja o limón, yo preferí ponerles vainilla, pero de cualquier manera quedan deliciosos.

Ingredientes:

💕520 gr de harina de trigo panificable

💕255 gr de nata

💕87 gr de huevo

💕100 gr de azúcar

💕8 gr de sal

💕5 gr de levadura seca o 15 gr de levadura fresca

💕1 sobre de azúcar avainillado más 1 cdta de extracto de vainilla

💕30 gr de leche líquida entera

Preparación:

  1. En el bol de la batidora añadir los ingredientes, y de la nata solo la mitad, luego ir añadiendo el resto poco a poco según se va a amasando. Esta masa al llevar tanta grasa es bastante pesada y a mí me ha llevado unos 15 minutos hasta que la prueba de la membrana fue efectiva. Amasé en periodos de cinco minutos y uno de descanso hasta que obtuve una masa lisa y elástica.
  2. Dejar la masa en reposo en un bol y tapada con film transparente. Lo mejor es hacerlo en un lugar con una temperatura entre 24 y 26 grados. Debe duplicar su volumen.
  3. Desgasificar la masa. Amasar unos dos minutos y dejar en reposo unos cinco minutos.
  4. Pesar la masa y dividirla en porciones iguales, según el tamaño que queramos darle a nuestros panes. Yo con esta cantidad de masa formé ocho pancitos de 55 gramos cada uno y el resto de masa formé un solo pan para hacer torrijas.
  5. Colocar los panes sobre una bandeja de horno con papel y dejar fermentar hasta que dupliquen el tamaño. Hacerles un corte en cruz en la parte de arriba, pincelarlos con huevo batido, echarles azúcar granulada y ponerles un trocito de mantequilla.
  6. Hornear en horno previamente precalentado a unos 170 grados, durante unos 15 a 18 minutos hasta que cocinen y doren bien. Si notan que doran demasiado, pueden taparlos con un trozo de papel de aluminio hasta finalizar el horneado.
  7. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Espero se animen a hacerlos y les gusten tanto como a mí. Es un pan lleno de aromas, que pueden tomar recién hecho, pero que al día siguiente está mucho mejor.

Hasta la próxima.

Ely

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *